compartir en:

Por: Zaira Cortés

NUEVA YORK – Las comunidades de inmigrantes en Estados Unidos y en la Ciudad de Nueva York se preparan para apoyar y participar en el próximo paro nacional “Un día sin inmigrantes”, como parte de una movilización en rechazo de las políticas del presidente Donald Trump. La huelga ocurrirá el primero de mayo, cuando se conmemora el Día del Trabajo.

En preparación para el segundo paro nacional “Un día sin inmigrantes”, la organización Proyecto Justicia Laboral (WJP) lidera una campaña informativa acerca de los derechos y recursos legales que tienen los trabajadores para participar en la huelga y defenderse de un despido injustificado o represalias en el lugar de trabajo.

Ligia Gualpa, directora ejecutiva del WJP, dijo que la organización recibió varios reportes de trabajadores indocumentados que fueron despedidos o sancionados por participar en el primer paro nacional, que se realizó el jueves 16 de febrero en todo el país.

La primera huelga, convocada en respuesta a las medidas y políticas emprendidas por la administración del presidente Trump, pedía a los inmigrantes no asistir al trabajo, no hacer compras en internet, corporaciones y cadenas, no llevar a sus hijos a la escuela, no comprar gasolina y no abrir sus negocios.

Para entonces, el llamado ciudadano entusiasmó a cientos de miles de trabajadores en Nueva York y en el país, pero muchos de ellos encararon el despido al día siguiente.

“Cuando le dijimos al patrón que no íbamos a trabajar ese jueves porque estábamos apoyando el movimiento, él amenazó con corrernos a todos. Dijo que no llegáramos el viernes, que él no quería gente revoltosa en su negocio. El patrón dijo que lo de Trump no tiene que ver con su negocio y que no lo importa lo que haga la Casa Blanca”, dijo Pedro, un trabajador mexicano que decidió no participar en la huelga por miedo al despido. “Nos dio miedo a todos. Apoyamos la huelga, pero estamos impedidos para participar. No queremos perder el trabajo. Tengo tres hijos pequeños que me necesitan y mi esposa no puede sostener a la familia sola”.

Tienes derecho a la huelga

Gualpa hizo énfasis en que los trabajadores sí pueden participar en el paro nacional, ya que cuentan con diversos recursos legales y derechos que les permiten organizarse; sin embargo, la acción debe estar conectada a las condiciones en el lugar del trabajo para así asegurar la protección de la Junta Nacional Junta Nacional de Relaciones del Trabajo (NLRB).

“Participar en una huelga es un derecho de los trabajadores que defiende la sección siete de la NLRB (…) Los trabajadores que han planeado sumarse al paro nacional del primero de mayo, tienen que asegurarse de formular una acción vinculada a su lugar de trabajo. Conocer los derechos laborales y las garantías protegidas por la NLRB es fundamental antes de tomar cualquier decisión”, dijo la defensora y organizadora de los jornaleros del Centro de Trabajadores de Bay Parkway. “Los trabajadores pueden acudir a centros de trabajo como el de nosotros para informarse o llamar a la NLRB al 1-866-667-6572, que es la línea en español. Habrá una mayor garantía de protección si la huelga busca cambios en el lugar de trabajo y no sólo en el plano político”.

Gualpa indicó que el primer paso para preparase para la huelga es convocar a los trabajadores a participar.

“Es importante que el trabajador no tome acción por sí solo. La unión hace la fuerza, especialmente en esta clase de movilizaciones. Es recomendable llamar a una junta y explicar al personal por qué es significativo participar en el paro como parte de un plan para pedir mejoras en el lugar de trabajo. El plan parte de los problemas que enfrentan los trabajadores, incluyendo robo de salario y violaciones de seguridad, entre otros”, expresó. “Es primordial aclarar que sí existen riegos y repercusiones por participar en una huelga, pero también existen derechos protegidos, que, de ser violados, implican sanciones para el empleador”.

El segundo paso, según Gualpa, es definir cómo la huelga nacional estará conectada con el lugar de trabajo.

“Los trabajadores tienen que plantear un propósito, ¿cuál es el cambio específico que requieren en su lugar de trabajo? Por ejemplo, pedir un casco y equipo de protección, el tiempo legal para descanso y almuerzo o el aumento de salario son objetivos concretos”, dijo la activista.

El tercer paso es documentar la situación antes de comunicar la petición al empleado y concretar la acción.

“Los centros de trabajadores, como el nuestro, pueden ayudar en este proceso. Nuestros abogados están listos para respaldar las acciones de los trabajadores en su lugar de trabajo antes de tomar cualquier acción. Ellos pueden proveer consejo legal para reducir los riesgos y sanciones por parte del empleador”, indicó Gualpa. “Parte de documentar implica tomar fotos y video de las condiciones de trabajo que deben mejorarse y de las juntas para la toma de decisiones. Incluso las redes sociales pueden servir para documentar y hacer pública la información (…) Cuando el empleador sea notificado, es aconsejable hacerlo por escrito o verbalmente, pero que la conversación quede grabada en video”.

La activista precisó que la NLRB es la que define si se trata de una actividad protegida concertada, por lo que, en caso de despido o sanciones laborales, la agencia solicitará la documentación del caso.

“Seguir estos tres pasos incrementará drásticamente la posibilidad de protecciones (…) Es ilegal que un empleador despida a un trabajador por demandar mejores condiciones laborales, por eso la huelga debe estar conectada al lugar de trabajo”, dijo Gualpa.

¿Qué hacer si el empleador amenaza con despedirme?

La defensora instó a los trabajadores a documentar posibles amenazas, pues se trata de una práctica ilegal.

“El trabajador debe comunicar su empleador que solicitar mejoras en el lugar de trabajo es un derecho asegurado por las leyes federales y que la amenaza de despido o el despido por este hecho es ilegal y podría implicar serias sanciones”, dijo Gualpa.

Para más información puedes llamar a WJP al (718) 600-0425 y al (718) 600-2166.