compartir en:

Un año nuevo es también ocasión para nuevas oportunidades. Oportunidad de desarrollo y crecimiento, así como de dar lo mejor de nosotros mismos.

Dejamos atrás indudablemente todos los mexicanos, -y por muy diferentes circunstancias-, un año muy difícil, tanto para quienes vivimos en el exterior como quienes están en nuestro país.  

Fue un año incierto a momentos también, pero nunca dejamos que esto nos desanimara. No permitimos que el miedo a muros físicos o imaginario, impidiera que continuáramos aportando enormemente con nuestro trabajo, al desarrollo de este país. Por el contrario, tomamos fuerza y aprendimos de los desafíos a los que nos enfrentamos.

Terminemos este año, por ejemplo, con el buen sabor de boca que nos dejaron las muestras de amor y solidaridad que florecieron -a ambos lados de la frontera- ante los desastres naturales que golpearon a nuestro país.

Nuestro compromiso en el Consulado General de México en Nueva York, será seguir trabajando para apoyar y empoderar a los mexicanos que han hecho del área tri-estatal, su hogar. Y para esto continuaremos -más allá de expedir documentos-, ofreciendo orientación en materia legal, de educación, de salud, y financiera, así como de cualquier otra forma que ideemos para contribuir desde nuestra trinchera, a  acompañarlos en su camino a una vida digna y más íntegra en esta sociedad que nos ha recibido.

Recordemos que depende -y es responsabilidad de cada uno de nosotros-, lo que queremos que México y que nuestras comunidades aquí sean.

Finalmente, los invito a que cerremos con broche oro este 2017 y empecemos con toda la energía el 2018. Regalémonos un tiempo para despedir este año, orgullosos de nuestra mexicanidad. En nombre de todos mis colegas y compañeros de trabajo, les deseo muy felices fiestas, y un muy feliz, exitoso y mejor Año Nuevo.

Nos leemos el próximo año en #MXNY.