compartir en:

Kenneka Jenkins una chica de 19 años fue encontrada muerta hace un mes dentro de un congelador de un famoso hotel en Chicago, lo cual abrió todo tipo de especulaciones respecto a qué sucedió esa noche que la joven fue a este sitio a una fiesta con un grupo de amigos.

Varios días después, el hotel divulgó las imágenes de las cámaras de seguridad que hay en el interior, las cuales grabaron claramente como Kenneka, en visible mal estado, caminó tambaléandose por varios sitios hasta llegar a la cocina, en donde se le ve desaparecer, por lo que se especuló que ella misma, inconsciente, se metió sola al congelador, una teoría que sus familiares no quisieron aceptar, convencidos de que alguien más le había hecho daño a la chica.

Sin embargo, el informe de la autopsia y de las pruebas toxicológicas practicadas al cuerpo de Jenkins han sido divulgadas, dándose a conocer que efectivamente, la causa de su muerte fue por hipotermia, combinado con los efectos de un medicamento llamado topiramato, el cual se usa generalmente para tratar epilepsia y migraña, que combinado con alcohol, aceleraron el proceso de bajar la temperatura corporal.

“Las dos sustancias también podrían provocar deficiencia de memoria, concentración y coordinación, así como confusión”, es lo que explica el informe pericial.