compartir en:

Acoso de los caseros a inquilinos será considerado delito. El Fiscal General, Eric T. Schneiderman, presentó una nueva legislación que mejorará las protecciones de los arrendatarios sujetos a acoso y mala conducta por parte de los propietarios que tratan de obligar ilegalmente a los inquilinos a desalojar sus viviendas. La nueva legislación del Fiscal General Schneiderman enmendaría la ley actual agregando un nuevo delito menor de clase A, al mismo tiempo que ampliará la definición de la infracción de felonía existente de clase E de "Hostigamiento de un Inquilino de Alquiler Regulado".

Con la vivienda asequible siendo un recurso escaso en muchas partes de Nueva York, y la Fiscalía General recibiendo un número creciente de quejas de acoso de inquilinos, es evidente que el estatuto penal existente destinado a proteger a los inquilinos de estas acciones no ha sido efectivo -siendo, actualmente, el único estatuto penal de acoso el cual requiere que los fiscales demuestren daño físico a los inquilinos.

"Las leyes actuales que protegen a los inquilinos contra el acoso simplemente no están a la altura de los cambios drásticos en el mercado de la vivienda de Nueva York. Con los precios de la vivienda aumentando, inescrupulosos propietarios usan medidas amenazantes y a menudo peligrosas para forzar a los inquilinos a salir de sus hogares. La legislación que estoy proponiendo facilita a mi oficina y las demás autoridades la eliminación de estos malos actores, que a menudo buscan beneficios a costa del bienestar de los neoyorquinos", dijo el Fiscal General Schneiderman. "Debemos mejorar las herramientas a nuestra disposición para poner fin al hostigamiento generalizado que ha hecho la vida miserable para demasiadas personas".

Bajo el estatuto actual de acoso de un inquilino de renta regulada, el fiscal no sólo debe probar que el propietario ofensor tuvo la intención de hacer que el inquilino a desalojar su casa, sino también que el inquilino sufrió lesiones físicas debido a las acciones del propietario y que el propietario realmente tuvo la intención de causar (o actuó con imprudencia criminal en causar) dicha lesión. Esta Ley Penal existente crea un estándar inexplicablemente alto que - en las casi dos décadas desde que se promulgó la ley - nunca se ha cumplido. De hecho, un análisis reciente la División de Servicios de Justicia Criminal del Estado de Nueva York de los datos de convicciones muestra que ningún propietario ha sido condenado por el delito de acoso de un arrendatario de renta regulada.