compartir en:

Una niña mexicana indocumentada de 10 años de edad, que padece de parálisis cerebral, fue detenida este miércoles por agentes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos al ser dada de alta de un hospital en Corpus Christi, Texas, donde fue sometida a una cirugía de emergencia.

HISTORIA

La menor Rosa María Hernández ha vivido sin documentos con su familia en Laredo, Texas, desde los tres meses de edad, dijo a Notimex la coordinadora de la Coalición de Inmigración de Texas, Priscilla Martínez, que aboga en nombre de la menor y su familia.

La niña fue atendida esta semana en Laredo debido a fuertes dolores, y los médicos decidieron enviarla al Hospital Infantil Driscoll en Corpus Christi, para que fuera sometida a cirugía de emergencia en esa ciudad para extraerle la vesícula biliar, informó Martínez.

LLEGADA

Al ser trasladada a Corpus Christi la madrugada del martes en un automóvil del hospital, la niña tuvo que pasar por un punto de revisión de la Patrulla Fronteriza, donde los agentes detectaron su condición de indocumentada.

Aunque los agentes autorizaron que la menor continuara hacia Corpus Christi, fue seguida por un par de elementos en un vehículo de la corporación.

DADA DE ALTA

Hernández fue intervenida la mañana del martes y dada de alta el mediodía de este miércoles, mientras los agentes fronterizos mantenían la vigilancia en el Hospital, dijo Martínez.

Tras ser dada de alta, los agentes asumieron la custodia de la menor y la trasladaron detenida la tarde de este miércoles al Baptist Children Home, un alberge para menores en San Antonio, Texas, sin que sus padres, por su condición de indocumentados, puedan acompañarla, explicó Martínez.

La activista dijo que la Coalición y otros grupos de derechos civiles se están movilizando, llamando a congresistas federales para pedir la liberación de la menor y evitar que sea deportada a México.