compartir en:

 

Las víctimas por el temblor de 7,3 en la frontera entre Irán e Irák ha aumentado, así como los heridos.

Algunos medios nacionales reportaron la cifra de 61 muertos, otros, 71. De los heridos contabilizaron alrededor de 300.

Las zonas más afectadas son las provincias iraníes de la zona noroccidental, occidental y central del país.

Medios internacionales informan que se trata de uno de los peores siniestros en Oriente Medio de las últimas décadas. 

Irán es una zona vulnerable a los sismos debido a que está situado sobre varias fallas sísmicas importantes. En 2003, un terremoto de magnitud 6.6 destruyó la histórica ciudad de Bam y provocó la muerte de 26 mil personas.

Una treintena réplicas, algunas de hasta 4.5 grados, se sintieron en varias provincias iraníes, incluida la capital Teherán.