compartir en:

Por Óscar Reyes

Fotos: Julio Torres

Después de su participación en series como “El comandante”, Albi de Abreu aparece en la pantalla chica para ser parte de la segunda temporada de “La querida del centauro”, protagoni­zada por Humberto Zurita y Ludwika Paleta.

A través de la serie, De Abreu dará vida a El Loco, quien es el mejor amigo de El Centauro, por lo que ambos unirán fuerzas para mantener el negocio del narcotráfico; sin embargo, El Centauro está ob­sesionado con “Yolanda”, situación que obstaculi­zará los avances de la expansión del cártel.

En entrevista con Diario de México Edición USA, De Abreu afirmó:

El Loco es un malo atípico que tiene ideas anormales al mo­mento de tomar una decisión para defender la organización; por otra parte, al llegar a México le devuel­ve la diversión a El Centauro y los dos actúan como un par de niños, ya que se van de fiesta y conocen a muchas mujeres”.

También, el venezolano descri­be a su personaje como un bandi­do “muy humano”, pero que le falta una tuerca, de­bido a que sus acciones causan daños colaterales; además, otras de sus características es su simpatía con la que conquistará a todo el público.

Uno de los lemas del actor de 41 años es “nunca juz­gar al personaje”; en ese sentido, el actor se refiere a que cada vez que trabaja en un nuevo proyecto evita involucrarse moralmente, por lo que conoce más a fondo su papel para estar más comprometido al mo­mento de actuar.

“En nuestro trabajo como actores, en ocasiones nos tocaran interpretar papeles que no nos agradan moralmente, pero antes de realizarlo tenemos que ponernos en los zapatos de la vida del personaje y analizar su sentir”, afirmó el venezolano.

Un lado más humano

Para Albi de Abreu, la segunda tem­porada de “La querida del centauro” mantendrá al público en el mismo suspenso que en la primera por el uso de los efectos especiales; sin em­bargo, la única diferencia será que abordará temas más apegados al ca­rácter de los protagonistas.

“La serie pasa al lado humano por­que dejamos de ser narcos y comen­zamos a ser personas, las cuales to­marán decisiones basadas en las circunstancias sentimentales lo que hará conectarnos más con los televi­dentes”, sostuvo De Abreu.

En cuanto a su relación con el protagonista afirmó:

“Esperaba que Humberto Zurita fuera una persona seria, pero me encontré con un gran ser humano, muy extrovertido; es un súper buen compañero que me abrió las puertas desde el primer día”.

Por su parte, aseguró que no convivió con Ludwika Paleta, pero con Sandra Echeverría tuvo la oportuni­dad de trabajar; resaltó que es una gran colaboradora y compañera con la que grabó en la última parte de la segunda temporada de la serie.