compartir en:

Era el minuto 60 cuando la pizarra electrónica se iluminó desde una de las bandas de la cancha del estadio Azteca. En dígitos rojos se proyectó el número 31, el mismo que Darwin Quintero tenía en el dorso; era momento de dejar la cancha.

Un nutrido sector en las tribunas abucheó al colombiano, quien a lo largo del partido de ida de las semifinales ante Tigres se cansó de errar pases y perder balones cuando encaró a la zaga regiomontana, por lo que fue el primer cambio de Miguel Herrera.

El Científico del Gol tuvo una aceptable actuación en la temporada regular, en la que aportó dos goles y tres asistencias, pero en la Liguilla dejó mucho qué desear, por lo que un sector de la afición azulcrema pide la salida del atacante.

Para que esta petición se tome en cuenta, un seguidor azulcrema convocó a una marcha para el próximo 15 de diciembre en la que pretende exigirle a la directiva que el colombiano no sea considerado para la siguiente campaña.

“Darwin no puede seguir en América”, fue la consigna del aficionado.

La supuesta marcha iniciaría en las instalaciones de Coapa, donde el jugador estuvo el pasado domingo. Ese día, Darwin abandonó las instalaciones del club a bordo de su auto a gran velocidad para evitar contacto con la prensa.

En los últimos dos torneos, Darwin fue puesto en la lista de jugadores transferibles, pero al no llegar a un acuerdo, el futbolista terminó jugando el Clausura 2016 bajo las órdenes de Ricardo Antonio La Volpe y después el Apertura 2017 con Miguel Herrera.