compartir en:

Los aficionados que se dieron cita el martes al aeropuerto de la Ciudad de México para recibir a los refuerzos del América recibieron la orden de asistir al lugar por parte de directivos del equipo azulcrema, así como de dirigentes de Televisa, que estuvieron en contacto con los líderes de las dos barras más importantes del equipo desde hace dos semanas.

Cerca de 200 integrantes de la barra La Monumental y otra centena de Disturbio, se dieron cita durante las primeras horas del día en el aeropuerto para recibir con cánticos al colombiano Andrés Ibargüen, publicó ESPN. En medio del tumulto aprovecharon para robarle el teléfono al futbolista. El celular fue rastreado y encontrado durante la tarde en establecimientos de Eje Central, del cual es dueño uno de los barristas azulcremas, aunque este aspeccto fue catalogado después como una broma entre los barristas, la cual se salió de control.

Por la tarde-noche se reunieron de nueva cuenta para repetir el ritual con el francés Jéremy Ménez, con quien se salieron de control algunos protocolos. El departamento de prensa tenía planeado un espacio para que el francés pudiera dar sus primeras impresiones a la prensa, pero los aficionados lo impidieron.