compartir en:

Anthony, el niño de cinco años que fue encontrado dentro de un cuarto con huellas de tortura, en la delegación Gustavo A. Madero, continúa en etapa de recuperación en el Hospital Pediátrico de Peralvillo, sin embargo, el menor tiene un problema intestinal, producido por ingerir los alimentos de manera compulsiva.

Las autoridades capitalinas informaron que el niño recibirá ayuda psicológica pues sus problemas intestinales son causados por comer demasiado rápido, probablemente derivado de lo que padeció en casa de sus tíos, que le produjo desnutrición.

Por lo anterior, la Procuraduría General de Justicia (PGJ) capitalina solicitará al DIF capitalino que, a través de expertos, trabajen con el niño para erradicar esa conducta y evitar que tenga más problemas médicos.

Por su parte, Pascual Castro, padre de Anthony, vive en Estados Unidos y envió una carta a la Secretaría de Relaciones Exteriores donde pide ayuda, para la atención de su hijo, pues él no puede regresar al país.

Apenas hace unos días se dio a conocer que Anthony tiene un hermano menor, de nombre Brandon quien vive con sus abuelos en Tecoanapa, Guerrero, ubicado en la llamada Costa Chica, a 122 kilómetros de Chilpancingo.

Brandon tiene cuatro años y se encuentra en perfecto estado de salud, mientras tanto, los tíos fueron vinculados a proceso por secuestro y en cuatro meses, cuando se cierre la investigación, se determinará su culpabilidad.

 

Con información de Excélsior