compartir en:

El cuerpo de una ballena encalló este sábado en París cerca de la catedral de Notre Dame, debido a que un grupo de activistas colocaron la escultura como protesta por el cambio climático y la pesca intensiva.

Varios transeúntes en la zona quedaron impresionados al ver al falso cetáceo en el borde del río Sena, donde hombres del colectivo belga “Capitan Boomer”, que estaban equipados con trajes blancos le arrojaban agua.

“Es raro que una ballena encalle, pero cuando ocurre en la actualidad, la reacción de la sociedad es de una gran tristeza”, dice uno de los participantes del colectivo.

El colectivo mencionó en su página web que esta protesta era una “metáfora gigantesca de la desregulación del ecosistema” en donde se cuenta con el apoyo de diferentes expertos.

De acuerdo con el portal Sin Embargo, se informó que la escultura de 15 metros se quedará instalada hasta el próximo lunes.