compartir en:

A dos días del sismo de 7.3 grados en la escala de Richter en la frontera iraní-iraquí, que ha dejado 540 muertos y casi ocho mil heridos, las operaciones de búsqueda y rescate terminaron ante la escasa posibilidad de hallar más sobrevivientes, informaron autoridades iraníes.

“Las operaciones de rescate en la provincia de Kermanshah han terminado, pues las esperanzas de encontrar a alguien con vida bajo los escombros son mínimas", dijo en la televisión estatal el jefe de los Servicios Médicos de Emergencia de Irán, Pir-Hossein Kolivand.

El terremoto, seguido de casi 200 réplicas, también dañó más de 30 mil casas y destruyó por completo al menos 12 mil, además dejó más de 70 mil damnificados.

Irán e Irak están situados sobre varias fallas tectónicas por lo que son relativamente frecuentes los sismos, como el de 2003 en la ciudad de Bam, en el sureste del territorio iraní que dejó al menos 31 mil muertos.