compartir en:

En repetidas ocasiones una niña de la India fue víctima de violaciones por parte de su padrastro, mientras que su madre la dejaba en casa cuando iba a trabajar a las obras de construcción.

Tras estas acciones la menor quedó embarazada y levantó una denuncia contra el hombre y pidió que se interrumpiera ese embarazo.

Pero al parecer ya había pasado el plazo de 20 semanas las cuales se autorizan las interrupciones voluntarias y únicamente se aceptan en caso de que la vida de la madre o de su hijo corran peligro.

“El tribunal decidió recurrir a la opinión de un consejo de médicos que ha decidido practicar una interrupción voluntaria del embarazo”, declaró a la AFP un vocero de la policía. La intervención se hará lo más pronto posible.

En los últimos días el hombre fue detenido, pero al parecer la madre de la víctima desea que el sospechoso sea puesto en libertad, argumentando que se ha excusado y que ella tiene otros menores a su cargo, informó el periódico Indian Express.