compartir en:

Julio César Chávez Jr. le hizo un berrinche a su entrenador, Nacho Beristáin, y éste amenazó con irse y dejarle botada la preparación de cara a la pelea contra Saúl Canelo Álvarez.

El Hijo de la Leyenda tiene programado un entrenamiento exhaustivo en el Centro Ceremonial Otomí, el cual se encuentra a tres mil 200 metros de altura sobre el nivel del mar, pero el boxeador quiso modificar la preparación y terminarla en la Ciudad de México desde esta semana.

"Eso me molestó a mí mucho, le dije que estaba mal, nos metemos aquí un mes y medio y por capricho quiere echar a perder el trabajo, yo no estoy jugando, soy profesional, le dije: No voy a Las Vegas así. Se convenció de que no estoy jugando y me dijo ‘está bien, lo que diga’", confesó Nacho.

"Es una estupidez estar en la altura y a la hora de la hora bajarse 15 días porque quién sabe qué bicho le picó y echar a perder todo lo que hemos trabajado", 

Aceptó que Chávez Jr. no está aún al nivel del Canelo y que independientemente del resultado del 6 de mayo, quiere a Chávez entrenando con él durante seis meses. “Les voy a entregar a un peleador diferente".