compartir en:

Un grupo de funcionarios demócratas de Nueva York, encabezados por el alcalde Bill de Blasio, pidieron poner fin a la reforma tributaria del presidente Donald Trump, para la cual los republicanos en la Cámara de Representantes presentaron una propuesta que se someterá a votación la próxima semana.

El alcalde De Blasio aseguró que, en caso de salir adelante, la reforma beneficiará al uno% más rico, mientras que perjudicaría a la clase media, que deberá pagar más impuestos cada año al perder deducciones en los impuestos locales y estatales y enfrentarse a una doble imposición.

Asimismo, la congresista Nydia Velázquez advirtió que la reforma tributaria sacará 1.5 trillones de dólares de los programas sociales Medicaid y Medicare, impulsados por el partido demócrata, y afectará principalmente a las familias, las personas mayores, los estudiantes y los profesores. “Esta semana, nuestros colegas republicanos van a intentar aprobar esta monstruosidad y tengo la sensación de que para muchos va a ser una dura votación”, dijo Velázquez respecto al proyecto, el cual fue descrito como un “alivio real” para la clase media por el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan.

Durante la reunión, celebrada en el ayuntamiento de Nueva York, otros congresistas y senadores demócratas insistieron en la importancia de detener la iniciativa, que ha generado diferencias entre los representantes de las bancadas republicana y demócrata en el Congreso y, como resultado, propuestas paralelas de la Cámara y el Senado.

Pir su parte, el senador Chuck Schumer dijo que los 9 congresistas republicanos de Nueva York y los 6 de Nueva Jersey decidirán con sus votos si el proyecto de ley avanza, por lo que tienen “el destino de sus estados en sus manos”.