compartir en:

La mañana del 2 de febrero, Jennifer Viznaly recibió una inquietante llamada de su exesposo Juan Ramírez. El mexicano de 26 años apenas podía articular algunas palabras en la imposibilidad en que se encontraba de separar las mandíbulas por el miedo, según recordó la madre de dos niños pequeños.

Con la voz entrecortada y casi inaudible por el estado de shock, Ramírez le informó a Jennifer que había sido arrestado por agentes de ICE (Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos) y que enfrentaba una deportación inminente.

Viznaly, de 25 años, contó que los oficiales de inmigración llegaron al departamento de Ramírez en las inmediaciones de Junction Boulevard y 42nd Avenue, Queens a eso de las 7:00 de la mañana del jueves 2 de febrero.

Mi primo abrió la puerta y se quedó helado cuando vio a todos esos oficiales observándolo fijamente. Él dice que no portaban insignias de ICE en la ropa, aunque sí llevaban sus placas. Los agentes preguntaron por mi exesposo, pero él ya estaba en el trabajo, en una bodega cerca de su casa”, dijo Jennifer. “Mi primo se puso nervioso y llamó a Juan para decirle que lo buscaba la policía, fue entonces cuando los agentes de ICE le arrebataron el teléfono para hablar con él. Le ordenaron que regresara a la casa, le dijeron que querían hacerle unas preguntas”.

La joven madre explicó que su expareja y padre de su hijo de 7 años planeaba mudarse y había comenzado a sacar los mueblas al pasillo del edificio, algo que llamó la atención de los agentes de ICE, pues Ramírez ya había sido deportado en 2012 luego de una convicción penal por presuntamente participar en una pelea en un bar, aunque Viznaly no reveló detalles del altercado.

3Los agentes de ICE le preguntaron por qué se estaba mudando, ellos pensaron que se estaba escondiendo. Mi expareja llegó de México de muy niño y Nueva York es lo único que conoce, él no habla bien el español. Cuando fue deportado en 2012 no pudo acostumbrarse a la vida en su natal Puebla, además, nuestro hijo estaba pequeño. Él quiso regresar para cuidar del niño”, dijo la joven, quien es una ciudadana estadounidense. “Entiendo que Juan cometió errores, pero yo y mi hijo somos inocentes de todo eso y ahora pagamos las consecuencias, porque Juan me ayudaba con los gastos y ahora debo enfrentarlo todo sola”.

Ramírez regresó al departamento creyendo que la Policía de Nueva York lo buscaba, según contó Viznaly. Fue entonces cuando los agentes de inmigración lo arrestaron.

Una rápida deportación

Viznaly, de ascendencia mexicana y ecuatoriana, dijo que la primera vez que su exesposo fue arrestado por autoridades de inmigración, en 2012, su deportación demoró al menos un par de meses. Para entonces, la madre y su hijo pudieron visitar a Ramírez en el centro de detención de ICE en Elizabeth, Nueva Jersey.

Sin embargo, esta vez la deportación fue inmediata, tanto que Viznaly ni siquiera tuvo la oportunidad de consultar a un abogado.

El padre de mi hijo fue deportado en menos de dos semanas, fue demasiado rápido, ni siquiera pude llevar a mi niño al centro de detención para que se despidiera de él. Mi hijo está muy afectado, está muy triste. Él y su papá están muy unidos, se quieren mucho”, dijo Jennifer. “Juan se equivocó y violó las leyes, lo admito. Aun así, es un buen padre. Estaba pendiente de su hijo y me ayuda con los gastos de crianza. Estoy en una situación crítica y estresante”.

Mientras Jennifer trabaja en una oficina de El Bronx para costear su modesta vida en Harlem, Ramírez intenta ganarse la vida en un taller mecánico de Puebla.

El 22 de marzo será el cumpleaños de mi hijo y sé que lo pasará muy triste. Mi exesposo siempre le hacia una fiesta y cada fin de semana lo llevaba a alguna parte de paseo”, comentó.

2Aunque ICE dijo que no revela información acerca de sus operativos, la prensa divulgó recientemente detalles de los arrestos directos realizados por la agencia federal en Nueva York. La mayoría de los detenidos provienen de El Salvador y México y muchos ya habían sido deportados anteriormente.

Los 43 arrestados habían purgado condenas por delitos violentos y convicciones por conducir en estado de ebriedad.

Viznaly comentó que planea enviar a su hijo a Puebla en el verano, para aliviar un poco el pesar por la abrupta separación.

Mi hijo tiene la mirada perdida y pregunta cuándo volverá su papá. Él no entiende que su papá es indocumentado y que fue deportado”.

El niño acudió a una protesta que se realizó en Manhattan como parte de la movilización nacional “Un día sin inmigrantes” con un cartel que denunciaba la deportación de su padre, dijo Jennifer.

Él quiso ir para que alguien viera su cartel y así conseguir ayuda para su papá. Sufro porque mi hijo sufre, es una tristeza terrible”, agregó.

Por Zaira Cortés