compartir en:

El escándalo de espionaje por parte del gobierno de Enrique Peña Nieto está lejos de terminar, pues este lunes el New York Times (NYT), dio a conocer que el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), también fue víctima del malware Pegasus para entorpecer la investigación sobre el caso Ayotzinapa.

De acuerdo con la publicación, uno de los teléfonos celulares utilizado por el GIEI durante su estancia en México recibió mensajes de texto con un hipervínculo, que ocultaba el malware llamado Pegasus.

Dicho celular era utilizado como un nexo de comunicación entre los investigadores, sus fuentes, la CIDH y el gobierno de México y fue intervenido durante la fase final de la investigación.

Los mensajes fueron enviados el 1 y el 4 de marzo, al día siguiente de que el grupo de expertos solicitó apoyo a la Unión Europea para realizar su trabajo, ante los obstáculos enfrentados. El 24 de abril de 2016 el GIEI publicó su informe final.

El NYT señaló que "los investigadores dicen que se toparon con muchos obstáculos en su trato con el gobierno mexicano, como el rechazo a compartir documentos o permitir la realización de entrevistas clave e, incluso, con una indagatoria penal en represalia a su trabajo".

La organización internacional defensora de los derechos de los periodistas, Artículo 19, afirmó consideró que el espionaje contra el GIEI podría tener “graves implicaciones” en términos de derecho internacional.

"La nueva evidencia comprueba que la campaña de espionaje fue mucho más allá de los críticos en casa: al tener como blanco a los miembros del GIEI afectó a oficiales internacionales que tenían una suerte de inmunidad diplomática y un acceso sin precedentes para investigar un caso que se ha vuelto paradigmático de la situación de los derechos humanos en México y, con ello, parte clave del legado del presidente Enrique Peña Nieto", concluye el rotativo.