compartir en:

Grupos proinmigrantes de Miami se dirigen a Washington D.C. para exigir al presidente Donald Trump que respete el programa DACA  (Programa de Acción Diferida), para jóvenes indocumentados y que no elimine el TPS (Estatus de Protección Temporal) para inmigrantes centroamericanos.

“Son los únicos dos programas que protegen a los indocumentados que quedan en pie y vamos a defenderlos hasta las últimas consecuencias”, dijo María Asunción Bilbao, activista argentina del grupo United We Dream.

“Hay 10 fiscales republicanos extremistas de todo el país que han pedido que se termine el programa DACA y dejar a los jóvenes inmigrantes sin permisos de trabajo, licencias de conducir y vulnerables a las deportaciones”, indicó Bilbao.

El DACA protege ahora de la deportación a los dreamers, unos 800 mil jóvenes indocumentados en toda la nación que solo tienen ese programa para poder trabajar o conducir.

Mientras que el TPS es un beneficio migratorio otorgado principalmente a extranjeros que se encuentran en EU de países que sufren alguna crisis, desastre o tragedia que dificulta el regreso. Unos 380 mil cuentan con TPS.

A principios de junio pasado, el gobierno de Trump anunció que mantendría intacto el DACA, pero después ha habido iniciativas y señales que hacen temer su fin.

Mientras, en julio pasado el entonces secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, dijo que el TPS “terminará algún día” y que los beneficiarios deberían comenzar a ordenar sus asuntos.

La caravana rumbo a Washington DC partió con 15 inmigrantes de grupos como United We Dream, SWER ( Students Working for Equal Rights ) y Women Working Together. Salieron del condado Broward la noche del sábado.

En el camino recogen a otros activistas y dreamers de Florida, y además se unirán grupos de Texas, Connecticut y Seattle, entre otros.

Se tiene planeado realizar un mitin y una marcha frente a la Casa Blanca mañana de las 12:00 a las 15:00 p.m., siendo el aniversario en el que el primer dreamer pudo realizar una solicitud de DACA.

También habrán mitines simultáneos ese día en Austin, Texas y Las Cruces, Nuevo Mexico.