compartir en:
Embed video: 

Un hombre de 41 años fue fusilado en una plaza pública en la ciudad de Saná, por haber violado y asesinado a una niña de tres años.

Mohamed Al Magriby fue condenado por violar y asesinar a Rana Yehia al Matary el pasado 27 de junio, luego de haberla secuestrado en la calle.

La ejecución se realizó ante miles de personas que se congregaron en el centro de Saná para ver cómo las autoridades “hacian justicia” para la pequeña.

Magriby fue atado, tumbado en el piso y le dieron ocho tiros en la cabeza todo esto  realizado por un policía en la plaza de Al Tahrir.

Luego de la ejecución se escucharon miles de aplausos por parte de los yemeníes y familiares de la niña violada.

“Este es el primer día de mi vida, ahora ya me puedo relajar”, dijo el padre de la menor, Yehia al Matary, de 70 de edad, en la plaza.

La ejecución de Mohamed Al Magriby es la primera que se realiza en la capital desde 2014, y en 2009 se llevó acabo la última ejecución de un violador de niños.