compartir en:

El diario The Washington Post reveló que agentes de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) allanaron el mes pasado la casa en Virginia del exjefe de la campaña de Donald Trump, Paul Manafort, de donde sustrajeron documentos y otros materiales.

La inspección se produjo a pesar de que Manafort ha estado colaborando con dos comités del Congreso, que al igual que el FBI, conducen una investigación sobre la injerencia de Rusia en las elecciones estadounidenses y su posible colusión con la campaña de Trump.

Citando fuentes familiarizadas con la investigación del FBI a cargo del fiscal independiente Robert Mueller, el Post dijo que la cooperación de Manafort no fue suficiente para disuadir a éste del allanamiento de la propiedad en la vecina ciudad de Alexandria.

La orden de cateo indica que los investigadores argumentaron ante el juez federal que la expidió, tener razones para creer que Manafort no entregará todos los documentos pertinentes a la investigación.

En una nota publicada en su portal electrónico, el diario reveló que algunos de los documentos que fueron sustraídos de la casa de Manafort por los agentes del FBI, incluían materiales que éste ya había proporcionado al Congreso.

La Casa Blanca infirió que el allanamiento fue innecesario, pues un asesor de la casa presidencial dijo que “si el FBI quería esos documentos, podrían haberlo pedido (a Manafort) y él los habría entregado”.

El cateo se produjo en momentos en que Mueller ha incrementado la presión legal sobre Manafort, en el marco de esta investigación, la cual ha ampliado ahora a aspectos de la vida profesional y personal de éste.