compartir en:

Texto y foto: Zaira Cortés

Cuando Francisco Lara emigró a Nueva York en 1985 de su natal Atlixco, Puebla, supo de inmediato que tendría que conseguir hasta dos empleos para procurarle una vida digna a su familia. 

El alquiler y las cuentas del mes pronto absorbieron la mayor parte de sus ingresos. Lara recuerda que su familia crecía al mismo tiempo que sus necesidades económicas, una realidad que enfrentan cada día los padres inmigrantes en nuestra área y el país. 

El costo de criar a un hijo en Estados Unidos, desde que nace hasta los 17 años, es de unos 233 mil 600 dólares, es decir, alrededor de 14 mil dólares anuales, según las estimaciones más recientes del Departamento de Agricultura. 

La agencia federal calcula que las familias de ingresos más bajos gastan unos 174 mil 690 dólares por niño desde el nacimiento hasta los 17 años de edad; las familias de ingresos más altos invierten una cifra colosal de 372 mil 210.

Muchos padres, como Lara, asumen en su totalidad la responsabilidad económica de sus familias en los primeros años de crianza de los niños. 

“Cuando mis cuatro hijos eran pequeños, mi esposa se quedaba en casa cuidando de ellos, mientras que yo tenía hasta dos trabajos. Era lavaplatos, ayudaba en las cocinas; hice de todo para asegurarme de que mi familia siempre tuviera lo necesario”, dijo Lara, un residente de Brooklyn. “Ser un padre en Nueva York es una labor de superhéroes. Afortunadamente mi esposa siempre estuvo a mi lado para apoyarme”. 

Lara, de 51 años, comentó que su mujer decidió quedarse en casa para cuidar de los niños y ahorrar un poco, pues el servicio de guardería era un “lujo” que no podían procurarse con cuatro pequeños.

Necesidades básicas que terminan siendo lujos para familias pobres 

La experiencia de Francisco es la misma que viven otras familias. Según un reporte divulgado por la oficina de la defensora del pueblo, Letitia James, el costo promedio anual del cuidado infantil en la ciudad es de 16 mil 250 dólares. Por si fuera poco, el costo de los servicios de guardería está aumentando en general en mil 612 cada año. 

Para una familia de tres miembros que viven bajo el umbral de la línea de pobreza, eso significaría gastar el 58% de su ingreso total sólo en servicios de guardería.

Muchas familias pueden obtener subsidios para el cuidado infantil, pero el 75% de los neoyorquinos elegibles no los reciben, reportó la oficina de James. 

Sin embargo, incluso con un subsidio, un padre soltero que gana 25 mil dóalres al año tendría que pagar 3 mil 172 en guardería, el 13% de sus ingresos, según el informe.

“Para un padre trabajador es un verdadero triunfo criar niños en una ciudad tan cara, especialmente cuando se hacen mayores y acuden a la universidad, como en el caso de mis tres hijas”, comentó Lara. 

Tres hijas graduadas, pese a las penurias económicas 

El inmigrante poblano cuenta que en la década de 1990 decidió dejar sus empleos para convertirse en taxista, un negocio que lo ayudó a mejorar su situación económica, al mismo tiempo que su esposa trabajaba medio tiempo. 

“Estoy muy orgulloso de que pude ayudar un poco a mis hijas con los gastos de la escuela. Una de ellas ya se graduó de enfermera. Ser un padre fue el trabajo más importante y difícil que he tenido que desempeñar en mi vida”, contó. “No importaba que estuviera cansado, siempre tenía tiempo para sentarme a conversar con mi familia. Mis hijos siempre han sido todo para mí”. 

Una familia promedio de clase media en EU gana entre 59 mil 200 y 107 mil 400 dólares al año. Se estima que del dinero que gastan en la crianza de sus niños, entre 26% y 33% va destinado a la vivienda, alrededor de 18% se asigna a cuidado, educación y guarderías. 

“Los padres jóvenes que empiezan a criar a sus niños enfrentan un verdadero desafío, especialmente en estos días, cuando el costo de vida es más caro”, finalizó.