compartir en:

La administración del presidente Donald Trump llega a la quinta ronda de negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), bajo creciente presión de la mayor parte del sector privado de Estados Unidos para evitar poner en peligro el acuerdo.

La nueva ronda, a celebrarse del 17 al 21 de noviembre en la ciudad de México, tendrá lugar luego que los 11 países restantes de la TPP decidieron seguir adelante con el proyecto, aunque rebautizado como el Acuerdo Integral y Progresivo de la Alianza Transpacífica (CPTPP).

“Los negociadores (del TLCAN) deberían de enfocarse en llegar a un arreglo provisional donde exista el terreno común y dejar el trabajo de rescatar el acuerdo al Congreso de Estados Unidos”, sostuvo Laura Dawson, directora del Instituto sobre Canadá del Centro Woodrow Wilson de Washington.

Washinton presentó durante la cuarta ronda lo que el presidente de la Cámara de Comercio (USCC), Thomas Donohue, llamó las “píldoras venenosas” de la terminación automática del acuerdo, la eliminación del mecanismo de solución de disputas y la regla de contenido automotriz del 50 por ciento para Estados Unidos.

“Los miembros del Congreso, inclinados hacia el comercio, han hecho notar que las píldoras venenosas afectarán igualmente la producción de Estados Unidos y la confianza de los inversionistas, y provocarán represalias de Canadá y México”, sostuvo Dawson.

Sólo el mes pasado más de 300 cámaras de comercio estatales y locales le urgieron este día al presidente Donald Trump a proteger, preservar y modernizar el TLCAN sin causar perjuicio a los beneficios existentes para Estados Unidos, México y Canadá.

“Le instamos a apoyar a los trabajadores, rancheros, granjeros y negocios de todos los tamaños protegiendo y preservando los profundos lazos económicos y los beneficios que Estados Unidos continúa gozando bajo el TLC”, escribieron los líderes de 314 cámaras empresariales.

Después del inicio de la modernización del TLCAN en agosto pasado, Trump abrió nuevamente la posibilidad de salir del acuerdo. El canciller mexicano Luis Videgaray respondió que México no continuará en la mesa de negociaciones si Trump inicia el proceso de la terminación del acuerdo.