compartir en:

La repentina muerte del rapero Lil Peep, a los 21 años, tomó por sorpresa a propios y a extraños, y muestra de ello es cómo sus amigos lo grabaron con su teléfono celular pensando que estaba dormido, cuando en realidad estaba muerto.

El video ha generado multiples reacciones desde aquellos que opinan que era un joven necesitado de ayuda por la depresión, hasta quienes lo ven como otro ejemplo de lo que los excesos pueden ocasionar.

Lil Peep Mezclaba el agresivo rap y hip hop con el emo, un género musical con letras que pueden ser introspectivas y hasta depresivas.

De hecho, en sus canciones el rapero hablaba del suicidio y uso de drogas.