compartir en:

Andrés Guardado y el resto de la plantilla del Betis se hicieron acreedores a un bono gracias al triunfo 5-3 sobre Sevilla en el clásico andaluz de la liga española, tras una peculiar negociación entre los capitanes del club y la directiva.

Para revivir la enemistad contra el Sevilla, se acordó que los jugadores se harían acreedores a un bono de 250 mil euros por cada gol de diferencia en caso de un triunfo y gracias al tanto de último minuto de Cristian Tello, que significó el 5-3, la cifra se duplicó a 500 mil euros, los cuales serán repartidos entre todos los integrantes del equipo.

De esta forma, cada uno de los elementos que conforman al primer equipo del Betis recibirá cerca de 20 mil euros.