compartir en:

La tarde de este martes, la policía encontró dos cuerpos en el décimo piso del completo Washington Irving House ubicado en la calle 16 Este y la Tercera Avenida en Manhattan.

El desagradable olor fue lo que alertó a los vecinos sobre los cuerpos; se trataba de una madre y una hija de 94 y 70 años, respectivamente. Las autoridades llegaron a la conclusión de que ambas fallecieron hace dos semanas. 

Aunque los forenses aún no determinan las causas de la muerte, todo apunta a que fueron naturales. Cabe destacar que ambas tenían problema de salud, además de que no se encontraron señales de violencia. 

Por otro lado, los vecinos se encuentran inconformes con el funcionamiento del aire acondicionado del edificio y de las malas condiciones. Por lo que esta no es la primera vez que ocurre algo así, y el Departamento de Preservación y Desarrollo de Viviendas de la Ciudad cuentan con varias quejas.