compartir en:

Un grupo de restauradores que pretendía dar mantenimiento a imagen de Jesucristo del siglo XVIII halló una nota escrita a mano en su trasero. 

El mensaje, escrito cuidadosamente en caligrafía y que data de 1777, había sido metido en la parte posterior del Mesías por un sacerdote, conservándolo como una cápsula del tiempo.

Dicho documento contiene información clave sobre el período como: detalles sobre pasatiempos populares, la situación económica, asuntos políticos y religiosos, personas famosas y otros temas.

La nota está firmado por Joaquín Minguez, quien en ese momento era sacerdote de la catedral de Burgo de Osma, y fue descubierto recientemente por los trabajadores de la empresa de restauración Da Vinci Restauro.

“La corte está en Madrid. Hay Correo y Gaceta para las noticias. Hay Inquisición, por lo cual no se experimentan errores contra la iglesia de Dios. Se contratan en funciones grandes toreros famosos de Salamanca,” se lee en el pergamino. 

El sacerdote también explica que en ese año (1777) Burgos gozó de una cosecha de vino excelente y que los campesinos de la zona cultivaron trigo, centeno, cebada y avena.

Otros temas que aborda son las enfermedades más comunes de aquella época; además de los juegos que practicaban los españoles como pelota, calva, barra y naipes, entre otros.