compartir en:

Debido a la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos y las nuevas leyes migratorias, agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) entregaron este miércoles avisos de auditorías en 98 tiendas 7-Eleven del país, con el fin de buscar a inmigrantes y gerentes que los contratan.

Los escritos fueron distribuidos en franquicias de California, Colorado, Delaware, Florida, Illinois, Indiana, Maryland, Michigan, Missouri, Nevada, New Jersey, Nueva York, Carolina del Norte, Oregon, Pennsylvania, Washington, Texas y Washington DC.

Derek Benner, jefe interino de Investigaciones de Seguridad Nacional de ICE, señaló que este operativo es "el primero de muchos" y "un presagio de lo que está por venir" para los empleadores que usen mano de obra indocumentada.

“Las empresas que contratan trabajadores indocumentados son un factor de atracción para la inmigración ilegal y estamos trabajando arduamente para eliminar este imán”, expresó Thomas Homan, subdirector de ICE, en un comunicado.

De igual modo, en California y en el área de Koreatown en Los Ángeles, varios establecimientos se realizaron estas redadas como parte de un operativo nacional en busca de indocumentados

En Koreatown, agentes de automóviles sin identificación le ordenaron a una tienda cerrar durante unos 20 minutos mientras interrogaban al único empleado presente, un cajero que posee una tarjeta verde válida, citando una inspección federal.

Ante estas inspecciones se detuvieron a 21 personas sospechosas de estar en el país de forma ilegal.