compartir en:

La semana pasada, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), realizó más de una veintena de detenciones en Long Island como parte de un operativo denominado "Operation Secure Streets" (Operación Calles Seguras), el cual se enfocó en detener individuos con faltas por conducir en estado de ebriedad.

Las redadas terminaron el pasado 9 de noviembre con el arresto de 25 individuos, de los cuales 24 tienen condenas por violaciones relacionadas a la conducción de vehículos motorizados en estado de ebriedad o consumo de drogas.

Todos los detenidos fueron puestos en custodia de las autoridades y trasladados a un centro de detención mientras se tramitan las órdenes de deportación.

“Este operativo se concentró en individuos con delitos por conducir en estado de ebriedad, algunos con menores a bordo. La gesta refuerza el compromiso de ICE con la seguridad pública al identificar y eliminar amenazas en las comunidades”, explicó Thomas R. Decker, director de la oficina de campo de ERO en Nueva York.

“Dado el alto número de muertes en accidentes vehiculares vinculadas al alcohol, ICE continúa su tarea de arrestos y remoción de individuos sin documentación legal que participen en actividades delictivas”, añadió.

Día con día, agentes de la dependencia llevan a cabo operaciones con blancos claros en lugares de todo el país como parte de un programa dirigido a proteger la nación, velar por la seguridad pública y respaldar la aplicación de las leyes migratorias.