compartir en:

Uno de los peleadores fue noqueado a los 26 segundos y otro a los 15

La Arena Ciudad de México vibró anoche con siete espectaculares peleas de la UFC en las que lamentablemente no le fue nada bien a los mexicanos y sólo la jalisciense Alexa Grasso dio la cara por los locales.

En el primer enfrentamiento de la noche, el californiano Martín Toro Bravo fue noqueado apenas a los 26 segundos de acción por el peruano Humberto Bandenay, quien lo conectó en la cara con un rodillazo en pelea pactado en peso pluma.

Posteriormente, el norteamericano Dustin Ortíz logró el nocaut más rápido de la historia en peso mosca ante el michoacano Héctor Sandoval con una combinación de puñetazos directos al rostro en 15 segundos.

En la pelea estelar, el tijuanense Brando Moreno perdió por decisión unánime (49-46, 48-46, 48-46) después de cinco rounds ante el estadounidense Sergio Pettis en peso mosca.

La jalisciense Alexa Grasso fue quien dio la cara ante los mexicanos con un triunfo por decisión dividida (28-29, 29-28 y 29-28) sobre la iraquí Randa Markos en la pelea coestelar en peso paja.

En otros resultados, el tijuanense Henry Briones cayó por una sumisión ante el brasileño Rani Yahya, en peso gallo; y el jalisciense Álvaro Herrera también perdió por la misma vía ante el norteamericano Jordan Rinaldi.

(igc)