compartir en:

Un grupo de inmigrantes y activistas acudieron ayer al Capitolio para protestar y pedir a los congresistas, tanto demócratas como republicanos, que debatan y aprueben antes de que termine este año un proyecto de ley que legalice la permanencia de los 800 mil beneficiarios de DACA.

La protesta de ayer fue el primero de varios actos organizados por United We Dream (UWD) y donde varios protestantes fueron arrestados por las autoridades.

Asimismo, además de pedir la residencia legal permanente para los dreamers, los protestantes exigieron una solución similar para los miles de indocumentados centroamericanos amparados por un Estatus de Protección Temporal (TPS).

Por su parte, Juan Manuel Guzmán, director de Asuntos Gubernamentales de UWD, dijo a Univisión que estaban protestando ante el congreso para pedir “la aprobación de un Dream Act limpio”, y explicó que entre los manifestantes había varios de diversos estados, entre ellos Arizona, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Florida, Nueva York, Nueva jersey y Texas.

Asimismo, el activista recalcó la importancia de que el proyecto sea aprobado antes del fin de año, cuando los congresistas tomen su receso por las fiestas de Navidad, así como la importancia de que sea aprobado sin ningún tipo de restricción.

Las restricciones a las que se refiere Guzmán han sido advertidas en varias ocasiones por el presidente Donald Trump, quien ha solicitado al Congreso que apruebe el Dream Act, pero que incluya fondos para la construcción del muro en la frontera con México.