compartir en:

Hace dos meses, el conductor de un autobús fue detenido en la Nueva Delhi, la India por la violación y homicidio de Pradyuman Thakur, un niño de siete años.

Tras realizar varias investigaciones, la policía llegó hasta un adolecente de 16 años, quien confesó haber sido él quien degolló al menor. El niño y el joven asistían a la misma escuela privada en Nueva Delhi.

Según el reporta de los investigadores, el motivo del asesinato fue “aplazar un examen y una reunión padres-profesores inminentes”.

R. K. Gaur, portavoz de la Oficina Central de Investigaciones, explicó que el adolescente tenía un bajo rendimiento escolar, por lo que cometió el asesinato para retrasar los eventos. Ahora, el sospechoso se encuentra detenido en un centro de reclusión para menores, donde está esperando su juicio, es por tal motivo que las autoridades no han divulgado sus datos personales.

Por su parte, Ashok Kumar, el chofer del autobús, aún no ha sido absuelto de los cargos, y será liberado una vez que quede libre de sospechas.

En una nota publicada por The Times of India, indicaron que el arma homicida, un cuchillo, “fue plantada” en el autobus escolar por la policía, esto para decir que el caso había sido “resuelto” ese mismo día.

El crimen, que según los especialistas se perpetró en menos de cinco minutos, ocurrió en el baño de la planta baja de la Escuela Internacional Ryan el pasado 8 de septiembre.