compartir en:

Tenaz, disciplinado y humilde, así se define Lino Muñoz, el primer varón en representar a México en unos Juegos Olímpicos en la prueba de Bádminton y acreedor del Premio Estatal del Deporte 2016 en la Ciudad de México por este logro.

Lino participó en los Olímpicos de Río de Janeiro 2016 y, aunque no pudo avanzar a la ronda eliminatoria en la modalidad de singles, marcó un punto de partida para el bádminton de nuestro país.

“La verdad estar en unos Juegos Olímpicos me parece que para cualquier atleta es un sueño. Soy el primer varón en ir y obviamente tenía mi responsabilidad a cierto grado de dar mi mejor esfuerzo”, compartió Lino en exclusiva para Diario de México.

 

Para Muñoz Mandujano su mayor satisfacción es ser un ejemplo para las nuevas generaciones, para que a partir de eso, más personas practiquen su deporte.

“Estar ahí (en los Juegos Olímpicos), jugar, darlo todo, representar a México es el máximo orgullo y espero que a raíz de esta clasificación la gente vea mejor al bádminton y que más personas y niños lo practiquen y que haya mejores procesos.

“Ser el primer mexicano o ser el último no es tanto lo que me interesa, sino que mi deporte pueda crecer, que los niños puedan seguir un camino, un ejemplo, me da mucho gusto que ellos me vean y me digan que quieren ser como yo. Es algo que me motiva mucho y estoy muy agradecido, para mí eso es más importante”, declaró el oriundo de la Ciudad de México.

Para Lino Muñoz, el año 2016 y, en general, el ciclo olímpico pasado, ha sido el mejor en su carrera pero quiere mejorar lo hecho en Río y desde ahora se prepara para el Mundial de la especialidad este año, en Escocia; los Juegos Centroamericanos de 2018 en Barranquilla, Colombia; los Panamericanos de 2019, en Lima, Perú y, por supuesto, para los Juegos Olímpicos de Tokio, Japón, en 2020.