compartir en:

Autoridades estadounidenses dieron a conocer que dos mexicanos fueron sentenciados a dos instancias  de  cadena  perpetua  por  el  asesinato del agente Jaime Zapata y el intento de asesinato de su colega  Víctor  Ávila,  cometidos  el  15  de febrero de 2011 en México.

Los   acusados,   José   Emanuel  García  Sota,  conocido  como  Juan Manuel  Maldonado   Amezcua   y  apodado   “Zafado”,   de   36   años,  y  Jesús  Iván  Quezada  Piña,  alias  “Loco”,  están  entre  siete  mexicanos extraditados a Estados Unidos bajo cargos federales en el caso.

Un jurado los declaró culpables el 27 de julio en el Juzgado del Distrito  de  Columbia,  y  fueron  sentenciados  este  lunes  por  el  juez  Royce C. Lamberth.

Según  la  evidencia  presentada  en el juicio por el gobierno, tanto García  Sota  como  Quezada  Piña  eran  miembros  de  escuadrones  de  asesinos  de  Los  Zetas,  o  “estacas”,  y  el  día  del  crimen  participaban   en   tiroteos   para   robar  vehículos  que  serían  usados  en operaciones del cártel.

García Sota y Quezada Piña formaban parte del grupo de miembros del cartel que atacó un vehículo  blindado  modelo  Chevrolet  Suburban, el cual llevaba matrículas  diplomáticas  y  era  conducido  por Zapata y Avila en San Luis Potosí,  con  dirección  a  la  ciudad  de México,  mientras  cumplían  una  misión oficial.

Durante la emboscada, los miembros  del  cartel  dispararon  hacia  el  vehículo de los agentes con pistolas y armas semiautomáticas.