compartir en:

Autoridades de Estados Unidos liberaron este viernes a la niña mexicana con parálisis cerebral Rosa María Hernández, que permanecía bajo custodia desde la semana pasada en Texas, confirmó el representante demócrata Joaquín Castro.

“Finalmente, Rosa María ha sido entregada a su familia, a la que pertenece. Esta niña y sus seres queridos han pasado por una experiencia traumática. Les deseo lo mejor y espero que la salud de Rosa María mejore”, señaló Castro en un comunicado.

FUTURO INCIERTO

La niña indocumentada, de 10 años, fue detenida por la Patrulla Fronteriza el pasado 25 de octubre, tras ser dada de alta de una cirugía de vesícula en el Hospital Driscoll Children's de Corpus Christi.

La liberación de la menor ocurre días después de que la Unión de Libertades Civiles de América (ACLU), interpuso una demanda en una Corte Federal de San Antonio para exigir al gobierno la entrega de Rosa María a sus padres.

Sin embargo, Castro dijo que, “si bien esta es una buena noticia, el futuro de Rosa María sigue siendo incierto”.

“La administración del (presidente Donald) Trump no ha aclarado si continuará con los procedimientos de deportación contra ella. Sigo pidiendo que el caso de Rosa María sea cerrado administrativamente”, precisó.