compartir en:

El Heredero de Plata mantiene la tradición que inició su abuelo, El Santo, a pesar de los pleitos para ser reconocido

Por Israel González

Este año se cumplen 100 años del natalicio de Rodolfo Guzmán Huerta, mejor conocido como El Santo. Un siglo después, su leyenda continúa vigente a través de uno de sus nietos: Axel, El Heredero de Plata.

“Quise ser luchador cuando descubrí que estaba profundamente enamorado de la lucha libre, es el otro amor de mi vida junto con mi esposa y mi hijo. Y lo descubrí viendo las funciones de mi abuelo y cómo la gente lo idolatraba”, manifiesta Axel Guzmán.

En entrevista para Diario de México USA, El Heredero asegura que ser familiar directo de El Enmascarado de Plata no le facilitó su carrera profesional como muchos creen, pues ha tenido que esforzarse el doble y se abrió paso sólo con golpes.

El luchador platica que una de las principales muestras de su esfuerzo por convertirse en luchador profesional es haber soportado los pesados entrenamientos a pesar de su bajo peso corporal.

“Yo tuve siempre problemas con el peso; pesaba 55 kilos y medía 1.74 de estatura, era extremadamente flaco y me armé de valor para decir que quería ser luchador”, platica.

Pero Axel Guzmán ha enfrentado una de sus luchas más complicadas fuera del cuadrilátero para ser reconocido como el nieto de El Santo. “Hubo un momento en que me quería llamar El Plateado para hacerle un homenaje a mi abuelo y que me asociaran con él”.

Sin embargo, Axel no contaba con que su tío, El Hijo del Santo, había registrado legalmente varios nombres asociados con el Enmascarado de Plata y no le permitió usar algunos de ellos, incluido “El Nieto de El Santo”.

“El problema que tenemos es que él no quiere que la gente sepa que soy nieto de El Santo. Él dice que no soy luchador con calidad y que me quiero aprovechar del nombre, pero él es una persona egoísta que tiene problemas con todos; llegó con la mesa puesta”.

Axel comenta que la situación legal de los nombres en México es muy difícil. “Si tienes un buen personaje: lo mejor es registrarlo primero y luego ya darlo a conocer”.

Afortunadamente, el logró registrar legalmente su nombre (después de intentar con varios) tras librar una demanda y amenazas de su propio tío.

Actualmente, Axel, El Heredero de Plata es un luchador independiente y asegura que aunque no tiene tanto apoyo de la televisión, tiene mayor libertad para decidir las partes del país en las que quiere luchar.

Su suegro, el que más lo apoyó

Por si no bastara con ser nieto de El Santo, para llevar la tradición de la lucha libre en la piel, Axel Guzmán es yerno de otro de los máximos ídolos de este deporte en México: Huracán Ramírez.

Axel está casado con Karla García, hija de Daniel García Arteaga, a quienes conoce desde que era niño pues el luchador era gran amigo de su abuelo, El Enmascarado de Plata.

“Es un privilegio y un honor ser nieto de El Santo. Siempre voy a estar orgulloso y feliz de mis orígenes. A mi abuelo lo ame y lo respeté, pero mi suegro fue una persona que me dio mucho, lo quise como un padre”, expresa Axel mientras una lágrima se desliza sobre su máscara.

Sin el apoyo del ya fallecido Huracán, Axel asegura que no hubiera podido lograr muchas cosas en su carrera profesional.