compartir en:

A través de redes sociales la montañista Marika Roth comenzó a difundir a través de su cuenta de Facebook las imágenes sobre un enorme falo de madera mientras paseaba por los Alpes austríacos.

 Al principio, intentó darle vueltas al significado, pero tras una larga comedura de cabeza, concluyó que se trataba de lo más evidente: una escultura con forma de pene.

Tras la gran polémica que se generó con esta publicación el parque confirmó que se trata de una escultura real, aunque se desconoce su autoría. 

Hasta el momento esta  obra permanecerá en su lugar y es posible que se inicie el mantenimiento necesario para conservarla en buen estado.