compartir en:

Entres gritos y acusaciones de vecinos encabezados por la diputada priista Cynthia López Castro, este jueves el delegado en Cuauhtémoc, Ricardo Monreal Ávila, compareció ante la Comisión de Administración Pública Local de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF).

Durante la comparecencia, Monreal Ávila destacó que actualmente la demarcación que encabeza es una de las localidades con mayor desarrollo económico, pues tan sólo en el corredor de Paseo de Reforma se tiene estimada una inversión de tres mil millones de dólares para los próximos 10 años.

Agregó que en materia de desarrollo urbano se han pavimentado y mejorado los servicios como alumbrado en al menos 300 calles de las mil 300 que existen en la demarcación, lo que representa casi 20 por ciento en lo que va de su gestión.

Sin embargo, alertó que en la delegación se avizora una crisis de agua en la próxima temporada de estiaje, incluso apuntó que hay varias colonias de su demarcación que sufren de la escasez del líquido o les llega muy poco y que se les está apoyando con pipas, como Atlampa, San Rafael y Peralvillo, entre otras.

Asimismo, expuso que también enfrentan serios problemas en dos sectores que aquejan seriamente a la delegación Cuauhtémoc, como son la inseguridad y la movilidad.

Respecto a las acusaciones de vecinos de su demarcación de que es un corrupto y mal gobernante, Monreal Ávila respondió que es un delegado que lo persigue la adversidad y lamentó que la diputada López Castro, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), lo use como "chivo expiatorio".

Lo anterior, dijo, ante las aspiraciones de la legisladora de ser la presidenta de esa fuerza política en la capital del país, cuando él no tiene nada que ver con los procesos internos de ese partido.

Monreal Ávila enfatizó que hoy la Ciudad de México y el país necesitan de la reconciliación y no de la confrontación, no necesita de políticos corruptos y ramplones, luego de que la diputada López Castro expresó su molestia y enojo porque no se le permitió cuestionar al delegado por no pertenecer a dicha comisión.

A su vez, el presidente de dicha comisión, el también priista Adrián Rubalcava Suárez, declaró que iniciará un procedimiento de expulsión de la legisladora, pues consideró que se extralimitó al acusar sin pruebas al jefe delegacional.

En respuesta, la diputada López Castro retó a Rubalcava a que procediera como mejor le parezca porque a ella “no la espanta nadie” y lamentó que un ex perredista ahora pretenda expulsar a una militante de probada lealtad al Revolucionario Institucional.