compartir en:

La joven sólo pudo descansar dos días después de una extensa jornada de trabajo.

Miwa Sado, una mujer de 31 años nacida en Tokio, murió luego de trabajar 159 horas extras en un mes.

El hecho ocurrió en el año 2013, pero adquirió notoriedad pública al grado de que el país se detuvo a reflexionar sobre su cultura de  trabajo, también porque la familia de la joven manifestó su inconformidad y preocupación de que volviera a ocurrir un caso similar.

De acuerdo con la información oficial, Miwa era reportera de la cadena japonesa NHK, y falleció tras cubrir las elecciones de la Asamblea metropolitana de Tokio y los comicios a la Cámara Alta durante los meses de junio y julio de 2013.

Recientemente, y debido a la presión de la sociedad, la empresa a la que Miwa pertenecía se comprometió a reformar sus prácticas laborales y su presidente visitó personalmente a la familia para pedirles disculpas.

En Tokio, durante el año 2015, dos mil personas se quitaron la vida por motivos relacionados con el trabajo.

Con información y fotografías de Japan Times.