compartir en:

Esta semana el consejo municipal de Farmers Branch, Texas, votó a favor de anular una ordenanza de 2006 que decretaba el inglés como el idioma oficial del municipio.

"Esta medida es un mensaje de inclusión y bienvenida a cualquier persona a nuestra ciudad, sin importar el idioma que hable; es una celebración de nuestra diversidad", expresó el alcalde Robert Dye a EFE.

De acuerdo al alcalde, esta decisión ha tenido un impacto "muy positivo" para la comunidad latina.

"Se dieron cuenta de que nosotros estamos centrados en unir a nuestras comunidades y eliminar las barreras existentes", añadió Dye.

Anteriormente el reglamento de 2006 estipulaba que todos los negocios de la ciudad debían utilizar el inglés, el "idioma común" de Texas y Estados Unidos, ya que "el uso de un lenguaje común elimina las barreras de la incomprensión" y permite la "participación cívica de todos los ciudadanos, independientemente del origen nacional".