compartir en:

Mientras la Justicia de Argentina investiga qué tipo de vínculo tenía Nahir Galarza, joven que disparó contra su pareja dos veces con arma de fuego, y falleciera momentos más tarde, se difundió una conversación de Whatsapp entre la víctima y un amigo.

El joven fallecido fue identificado como, Fernando Pastorizzo, de 19 años quien narró a través de la aplicación lo que sucedió la noche del 24 de diciembre en la que terminó sufriendo una golpiza

"Casi me desmayé. Filmé un video y me torturaron hasta que lo borré. Pareció película. Fue la hija de mil p… de Nahir y otra más por no querer estar con ella. Filmé que me estaban cagando a palos", comienza contándole Pastorizzo a su amigo.

De acuerdo al portal, Telefé, se reveló la plática donde detalla cómo sucedió la golpiza: "Me llamó hasta la puerta para hablar y yo como un pelotudo fui. Me agarraron de los pelos, me empezó a dar la cabeza contra la pared y ahí casi me desmayo. Se me empezó a poner todo negro la vista y el pómulo semejante piña me metieron, tengo hinchado y los brazos y la panza, todo como golpeado, así lastimado. Y lo peor que se metieron con mi familia a decir todo mal, cosas horribles y ahí me largué a llorar y no me dejaba ir por el video. Lo borré y tampoco me dejaba porque decía que iba a hablar. Le juré que no".

Te puede interesar: “Te amo para siempre”: Joven mata a su novio y deja mensaje en redes sociales

Según investigaciones, el joven aclaró que no la denunció porque Nahir tenía un golpe en la pierna y que lo acusaría al joven de golpearla, sumado a que su padre es policía.  "El padre es gorra, ya le dije a la tía y eso. Y ya saben que no puede salir a inventar cosas. Encima yo estaba con una chica y la agarró, le dijo de todo y se fue. Alta rabia".

"Por lo menos espero que me deje tranquilo. Valió la pena mi cagada a palos si se deja de joder, pero jamás pensé que me podía llegar a hacer eso después de años".

Nahir Galarza, figuraba como una de las principales sospechosas, también su padre, un elemento de la policía.

Después de escribir el mensaje en Facebook, la joven terminó confesando su culpabilidad en el caso y pidió que no se le acusara a su padre ni a su familia, ya que ella tenía la responsabilidad.

Galarza continúa detenida con prisión preventiva en la Comisaría del Menor y la Mujer de Gualeguaychú, podría ser condenada entre 8 y 25 años de prisión.