compartir en:

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), a través de un comunicado, reiteró su petición al gobernador de Texas, Greg Abbott, y a la Junta de Indultos y Libertad Condicional de ese estado para que se conmute la pena capital decretada contra el mexicano Rubén Cárdenas Ramírez, programada para el próximo 8 de noviembre.

Asimismo, expresó su rechazo absoluto a la pena de muerte, ya que, bajo sus estándares, no es factor de contención real de la delincuencia ni la solución a los problemas de inseguridad pública, pues su aplicación no garantiza la impartición de justicia.

La entidad gubernamental mexicana se apega a que, de acuerdo con Amnistía Internacional, 140 países miembros de Naciones Unidas son abolicionistas de esa pena; sin embargo, el delito cometido por el connacional Rubén Cárdenas tiene hechos que merecen una enérgica condena de acuerdo a las leyes locales.


Rubén Cárdenas Ramírez

EL CRIMEN DE HACE 10 AÑOS, A DETALLE

El 22 de febrero de 1997, el inmigrante mexicano Rubén Cárdenas Ramírez, originario de Guanajuato, violó, estranguló y asesinó en Texas a su prima Mayra Laguna, una joven de 17 años.

Ese día, los padres de la joven reportaron a las autoridades la desaparición de su hija, y durante el curso de la investigación, interrogaron a Cárdenas Ramírez, quien se presentó voluntariamente a declarar.

Rubén Cárdenas permaneció en la estación de policía durante más de 10 horas, donde fue interrogado por nueve agentes de la justicia.

El error fue que, a pesar de ser ciudadano mexicano, los agentes nunca le informaron de su derecho a recibir la asesoría del personal del Consulado de México, como establecen los acuerdos consulares de la Convención de Viena.

En su declaración, el mexicano admitió haber cometido el asesinato, y condujo a la policía al lugar en el que violó a la víctima y depositó su cuerpo.

En julio de 1998 fue declarado culpable y sentenciado a la pena capital, y el 17 de febrero de 1998 fue recluido en la cárcel de Alan B. Polunsky.

Más adelante, en abril de 2016, la Corte Federal de Apelaciones del Quinto Circuito, en Nueva Orleans, rechazó revisar el caso del mexicano, quien hizo la solicitud bajo el argumento de que violaron sus garantías al no haber sido notificado de que tenía el derecho a la asesoría del consulado de su país tras su detención.

El 20 de agosto del año en curso, a 10 años de haber cometido el crimen, las autoridades penitenciaras de Texas informaron que la ejecución del reo mexicano, ahora de 47 años, se realizará en la prisión de Huntsville el próximo 8 de noviembre.