compartir en:

Por Patricia Guillén

A unos días de que la Asamblea Constituyente termine la Carta Magna de la Ciudad de México, prevista para más tardar el 31 de enero, diversos colectivos, catedráticos y vecinos de varias colonias y delegaciones del sur de la capital anunciaron guardias para presionar a los diputados e incorporar en la legislación local una Contraloría Social del Agua, como organismo autónomo y evitar la privatización del vital líquido, a favor de los ciudadanos y el medio ambiente.

Recientemente, la Constituyente aprobó el artículo 21 de la Constitución, en donde se estableció que el Sistema de Aguas se descentraliza de la Secretaría del Medio Ambiente, y que contará con patrimonio y personalidad jurídica propia.

Natalia Lara Trejo, del frente Agua para Todos, refirió que son varias las delegaciones que se encuentran afectadas por la falta del líquido, como la Gustavo A. Madero, Tlalpan, Xochimilco, Iztapalapa y Coyoacán, en esta última los colonos planean la formación de un movimiento en contra de la corrupción.

“Estamos conformando un frente amplio de todas las colonias de Coyoacán en contra de la corrupción, esperamos formalizarnos y crearlo en contra de que está sucediendo en la zona de Coyoacán; vamos a hablar con los vecinos, estamos viendo el diagnóstico de todas las problemáticas, y uno de esos temas es el del agua”, explicó Natalia.

Diversos investigadores de diferentes estados de la República Mexicana como Raúl Pacheco Vega y Gloria Tobón argumentaron que Aguascalientes fue la primera ciudad del país que experimentó la privatización del sistema de agua, en donde el servicio fue concesionado a un consorcio, por lo que advirtió que la aprobación del artículo 21 de la Constitución hace que la gestión se vuelva vulnerable a negociar y adquirir concesiones, sobre todo porque no será exclusivamente pública, y se dejaría al ente permisionario como único órgano de supervisión de su cumplimiento.