compartir en:

Luego de frustrar un asalto en una unidad de transporte público, un policía municipal de Nezahualcóyotl se salvó "de puro milagro".

De acuerdo con las autoridades, el uniformado estaba en su día de descanso y viajaba a bordo de una combi sobre Periférico, con dirección a Ciudad Azteca, cuando un grupo de delincuentes amagaron a los usuarios para quitarles sus pertenencias.

El policía identificado como Miguel Guadalupe "N" se armó de valor y le quitó el arma a uno de los delincuentes, sin embargo, éste logro soltar un dispato que se impactó en el pecho del oficial. Luego del incidente, los hampones huyeron del lugar.

Luego de revisar el estado de salud del policía se percataron de que el impacto no tocó ningún órgano, sino que se quedó incrustado en su celular, mismo que llevaba guardado a la altura del pecho.