compartir en:

Como motivos de celebración por el día de Independencia un grupo de personas se encontraban festejando en Carolina del Norte, inmediatamente una vecina llamó a la policía para clausurar su tobogán. 

Los vecinos denunciaron que hacían demasiado  ruido y estaban bloqueando el tránsito con un tobogán.

Cuando los agentes llegaron a la escena notaron que el festejo no afectaba a nadie y aprovecharon la resbaladilla. 

"Notamos que no había ningún problema y nos unimos para pasar unos minutos de diversión", expresó uno de los agentes.

"Cuando el oficial llegó y de repente se quitó el radio del cinturón y se lanzó, no lo podíamos creer”, señalaron los asistentes.