compartir en:

La primera jueza afroamericana de Nueva York y la primera musulmana en alcanzar una magistratura en los Estados Unidos, Sheila Abdus-Salaam, fue hallada muerta el día de ayer en el Río Hudson.

Pasado el mediodía, el cadáver de Abdus-Salaam fue encontrado totalmente vestido flotando en el río de Manhattan.

Un día antes, la jueza de 65 años había sido reportada como desaparecida por parte de su marido.

La muerte de la jueza impactó en la comunidad judicial de Nueva York. Todavía no está claro cuánto tiempo estuvo su cuerpo en el río o cómo fue que terminó allí. Pero no sólo conmovió a sus colegas. El alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, la recordó como "una pionera humilde", mientras que el gobernador Andrew M. Cuomo expresó que Abdus-Salaam era una "jurista cuya vida en el servicio público era buscar la justicia para todos en NY”.

"Yo estaba orgulloso de nombrar a su más alto tribunal del estado y estoy profundamente entristecido por su muerte", expresó Cuomo.  

Los primeros informes señalaban que no había rastros de heridas o golpes en su cuerpo

Nacida en 1952 en una familia obrera y rodeada de seis hermanos, la magistrada concurrió en su infancia a escuelas públicas. En su adolescencia se inclinó hacia el Derecho inspirada por el abogado de derechos civiles Frankie Muse Freeman, según consignó The Washington Post. Fue así que se graduó de Barnard College en 1974 y de la Escuela de Derecho de Columbia en 1977. En sus comienzos dedicó sus días a trabajar junto a indigentes en Servicios Legales de Brooklyn.

 Abdus-Salaam llegó a ser séptima jueza de la Corte de Apelaciones de Nueva York, y de su juramento participó el Fiscal General de los Estados Unidos, Eric Holder, con quien había compartido los años de estudios del Derecho.