compartir en:

A dos años de la muerte de Joan Sebastian, ayer se realizó una misa en Juliantla, Guerrero, a la que asistió José Manuel Figueroa, quien había asegurado que no acudiría al evento que se rea­lizó en la Capilla de Nuestra Señora de la virgen del Rosa­rio, en la entidad; minutos des­pués de que inició la ceremo­nia, el cantante llegó al lugar.

El acto luctuoso fue organi­zado por Federico Figueroa, hermano del intérprete de “Tatuajes”; después del even­to, todos los asistentes se diri­gieron al panteón municipal, donde se inauguró el mauso­leo que se construyó especial­mente para el cantante. Las flores y música siempre estu­vieron presentes; también se rea­lizó una cabalgata para recordar a El Poeta del Pueblo.

Los grandes ausentes fueron Maribel Guardia y Julián Figue­roa, quienes días previos a las ac­tividades para recordar a El Rey del Jaripeo habían comunicado que no estarían presentes en el lugar.

“Yo no tengo nada que ver con eso; yo a Joan lo llevo en mi corazón. La verdad no soy de ir a ese tipo de eventos”, aseguró la actriz y cantante.

Palabras emotivas

Al ser cuestionada sobre el recuer­do que tiene de su padre, Zaralea Figueroa aseguró a Suelta la Sopa:

“Todos los momentos a su lado eran increíbles. Fue un padre ejem­plar que a pesar de estar lleno de responsabilidades y ocupaciones se daba el tiempo para estar para mí y apapacharme. Si no tenía tiempo de verme por lo menos me hacia una llamada para de­cirme ‘Te amo, te extraño,