compartir en:

El pasado 1 de octubre, el Papa Francisco organizó una comida en Bolonia, ciudad al norte de Italia, donde invitó a 20 reos de la prisión local. 

Al momento de la reunión dos reos italianos que formaban parte de los detenidos invitados al almuerzo aprovecharon la cita para fugarse, informaron medios de comunicación italianos.


Hemeroteca PL

Los dos detenidos estaban en un régimen de encarcelamiento abierto, en un centro especial de reinserción cerca de Módena, integrado por reos considerados socialmente peligrosos y toxicómanos, explicó la agencia de prensa AGI.

Hasta el momento los medios de comunicación no han obtenido respuesta con respecto a saber si los hombres almorzaron o no con el papa argentino antes de desaparecer.