compartir en:

Congresistas republicanos presentaron una iniciativa de ley que tiene como objetivo darle a los estados más poderes para ejecutar la ley federal de inmigración.

Esta ley conocida como Ley Davis-Oliver ( H.R. 2431), en honor a dos policías asesinados en 2014 por un indocumentado en Sacramento, California.

Se enfoca en los indocumentados que han tenido antecedentes criminales, pero también afecta al resto de los ilegales.

Este proyecto además permite a los estados, condados y ciudades “ayudar en la ejecución” de la ley de inmigración e incluye disposiciones paraayudar a la detendion de indocumentados.

La iniciativa protege la autoridad de los agentes de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) para arrestar a criminales extranjeros de las cárceles locales, incluso en las llamadas ciudades santuario.

También permite que los Departamentos de Justicia (DOJ) y Seguridad Nacional (DHS) “retengan fondos” a quienes se opongan a entregar a los detenidos que violan la ley federal.

Aquí te resumimos el resto de las medidas de esta propuesta de ley

  • Cancela la política conocida como 'catch and release', que permitía liberad a ciertos indocumentados detenidos que no representaban una amenaza a la seguridad pública y nacional.
  • Coloca a todos los integrantes de pandillas en la lista de deportables de Estados Unidos.
  • Los indocumentados con cargos de DUI (manejar borrachos o bajo influencia de drogas) y que hayan causado muertes o lesiones corporales graves a terceros, permanecerán presos durante sus procesos de deportación.
  • Los inmigrantes declarados culpables por manejar borrachos son deportables.
  • Aumenta los castigos a los deportados que reingresan sin permiso al país.
  • Acelera las deportaciones de los indocumentados con antecedentes criminales.
  • Penaliza a los países que no aceptan el retorno de sus nacionales que sean deportados de EEUU.
  • Expulsión acelerada de terroristas y extranjeros que amenacen la seguridad pública o nacional.