compartir en:

Lo que bien se aprende nunca se olvida. Han pasado dos años desde que el brasileño Roberto Carlos se retiró del futbol profesional, pero el exjugador del Real Madrid no pierde oportunidad de poner a prueba la potencia de su pierna izquierda.

El sudamericano, capaz de sacar disparos que alcanzan hasta los 140 kilómetros por hora, disputó un partido entre amigos y dejó claro que  su zurda sigue tan potente como en sus mejores años y que aún es capaz de derribar barreras en jugadas a balón parado.