compartir en:

La Biblioteca Pública en Midtown no sólo es la casa de un acervo de libros sin igual, además cuenta con espacios que son ahora parte de la historia de Nueva York.

La Comisión de Preservación de las Localidades votó para otorgar el estatus de patrimonio histórico a dos de los espacios públicos más famosos del edificio, la Sala de Lectura de Rose y la Sala de Catálogo de Bill Blass, que recibieron un refrescamiento en 2016.

La votación fue unánime, lo cual no fue una sorpresa, considerando que uno de los comisionados dijo durante la audiencia del mes pasado que este es “el caso más importante que he visto en mi mandato”.

Esta decisión es natural e imperativa”, dijo por su parte Meenakshi Srinivasan, presidente de la Comisión de Preservación de Lugares de Interés, en la reunión. “Proteger y preservar las instituciones cívicas es fundamental para nuestra misión, y esta designación asegura que [estos espacios] serán un beneficio público excepcional para todos los neoyorquinos”.

La Biblioteca Pública de la Gran Manzana abrió sus puertas por primera vez en 1911.